• +34644391865
  • dsanzaguirre@gmail.com

Completar

Completar

Había una vez un rey triste, que tenía un sirviente que era muy feliz. El rey no conseguía explicarse cómo el paje que tenía mucho menos que él era tan feliz, por eso llamó al más sabio de sus asesores y le preguntó: 

-¿Por qué él puede ser tan feliz teniendo tan poco?

– Ah, majestad, lo que sucede es que el está fuera del círculo 

– ¿Qué círculo es ese?

– El círculo del 99. Si quieres puedo hacerlo entrar y verás como enseguida se pone triste. Eso sí si entra luego no podrá salir

– ¿Estás dispuesto a perder a un excelente sirviente para entender como funciona el círculo?

– Sí, contestó el rey

– Bien, esta noche te pasaré a buscar, debes tener preparada una bolsa de cuero con 99 monedas de oro, ni una mas ni una menos, 99!!

Esa noche el sabio y el rey dejaron en al puerta de la casa del paje la bolsa con una nota que decía: “ESTE TESORO ES TUYO, ES EL PREMIO POR SER UN BUEN HOMBRE, DISFRÚTALO Y NO CUENTES A NADIE COMO LO ENCONTRASTE”

El sirviente encontró la bolsa y al ver que tenía muchas monedas se puso a contarlas; empezó a contarlas y fue haciendo pilas de 10, hasta que formó la última pila: 9 monedas!

“No puede ser” “me robaron!” gritó “99 monedas” pensó “falta una moneda. Noventa y nueve no es un número completo, falta una!!!”

A partir de ese día su sonrisa se desdibujo en la búsqueda de la moneda número 100 sin la cual ya no podía ser mas feliz”

Respóndete a estas preguntas:

¿Puedes ver a partir de este cuento cuanta felicidad se lleva la sensación de incompletud?

¿Alguna vez pensaste en la posibilidad de terminar todo lo pendiente antes de planificar un nuevo comienzo?

David Sanz

Deja tu mensaje